Mi vida... tal cual

sábado, mayo 29, 2010

Crystalised

(The XX)

Cierra los ojos y recuerda sus pupilas dilatadas. Su verde iris, su sonrisa. Recuerda que lo peor que existe es la incertidumbre de no haber intentado nada. Que una derrota no es tal si despejas tu mente de toda duda.

El ideal romántico por excelencia: alguien que se marcha precisamente mañana (hoy). Y lo único que tienes ahora es una foto y nada más. Bueno, sí: un mar de what-if's. Tu estancia es limitada, cada vez que tengas dudas sobre si tirarte a la piscina: salta. Don't get me wrong, caerás sobre vacío en más de una ocasión. Pero eventually, you'll get there. Y entonces, leerás esto, mirarás atrás, observarás su foto y agradecerás haber fallado en ese momento por el resto de los que estuvieron por venir.

Porque en el fondo, permanecer cristalizado no tiene sentido. Tampoco pensar: "Ya habrá tiempo, se volverán a encontrar". Cuando en realidad, has perdido tu ventana de oportunidad: el instante era ese, no otro. Más vale caer y romperse en mil pedazos que soñar con la libertad desde tu vitrina imperturbable. Conseguir algo que deseas con todo tu alma compensa todo golpe, toda desilusión, todo rechazo que puedas recibir.

Todo por un momento atemporal, inmortal, imperecedero.