Mi vida... tal cual

sábado, agosto 07, 2010

Paradise circus.

(Massive Attack)

En ocasiones, lo que se te antoja será una noche como cualquier otra, se torna en magia. Algo que jamás supiste que existía. Habías oído sobre ello, pero verlo en vivo y directo, frente a tus ojos... no tiene precio. Por un lado, te maravillas de lo que has presenciado; por otro, te retas a ti mismo a conseguir lo mismo. Ya tienes un nuevo listón que te haga dirigir la mirada hacia arriba.
Finalmente, tras mucha práctica, tras mucho experimentar, ha llegado el momento del siguiente elemental step. Sabes que puedes hasta tocarlo y sentirlo en las yemas de las manos. Quieres saltar a mañana y arrancar la noche tal y como te sientes ahora. Sublime, perfecto, preparado.

Deseas, visualizas, lo consigues y sientes fulfilment corriendo por tus venas. El verdadero sabor a triunfo: sus labios.