Mi vida... tal cual

domingo, enero 23, 2011

Hurt

(Johnny Cash y luego Nine Inch Nails)

Eventualmente, te ves volviendo a esa misma sensación que creías ya perdida. Recuerdas momentos del pasado que te resueltan tan distantes como recientes: escuchando esta misma canción en una habitación llorando, para ser recibido en los brazos de una chica momentos después; en esa avenida entre la universidad y el supermercado, hablando de una asignatura que ya dejaste atrás. Expresando tus miedos, inquietudes, en una conversación que parecía no tener final. Ambos sabían que no tenía motivo de ser, que no tenía sentido, pero... aún así apreciabas la compañía. Era como si jugásemos a nunca marchar, a ver si justo cuando íbamos a irnos éramos capaces de mantener al otro allí. En un momento en el que nada importaba.

A veces, simplemente pasas por los mismos estados mentales cíclicamente. Es difícil volver, aunque a la vez digno de ser disfrutado. Conducir hasta un aeropuerto sin nadie a quien recoger. Llegar allí, dar la vuelta y volver. Sin darte cuenta, has recogido parte de ti mismo. Te ves a ti mismo cantando esa vieja canción. Esa que, con tan poco, consigue expresar tanto. Con una corona de mierda en la cabeza, sientes que algo ha cambiado. Que necesitas respirar vida. Que no me preocupa el sentido de la existencia, de todo esto. Sólo quiero vivir como uno más del ganado. De alguna forma me he perdido en el bosque y no dejé un rastro de pan para saber dónde volver. De cualquier forma, me desentiendo de todo y me adentro en lo oscuro, lo inhóspito. No sé qué me depara todo esto, pero sé que quiero presenciarlo con mis propios ojos.

Me pregunto internamente si alguna vez tendré un hijo. Y no sólo esto, sino, dado el caso, cuando lo tenga, si dejaré de pensar tal y cómo lo hago hoy. ¿Será verdad que nunca cambiamos? Que un niño psicológicamente hablando... ¿críe a un infante?
De cualquier forma, la incertidumbre es lo que mola, ¿no? Sabes que volverás a los mismos pueblos, los mismos sitios, pero nada será igual. Ya tocaba cambiar algo en la tónica general. No tengas miedo, simplemente toma el paso que te falta para saltar al río de possibilities. Crea tu séquito, encontrarás la manera. Y viendo el vaso medio lleno: mientras sientas, sigues vivo :-).

1 Comments:

Anonymous your reader said...

Ya echaba de menos tus entradas en el blog, aunque parece que no he entrado en un tiempo y me he vuelto a atrasar, dudo que leas este comentario, pero al menos por mi parte está escrito :)

You are right! Cuando dejas muchas cosas atrás, vuelves a ellas sin darte cuenta, esos momentos, revivirlos en la cabeza, merece la pena? A veces sí, a veces no...

Ahora disfrutar de la vida, siempre decimos eso, pero lo hacemos? Tu mismo dices: ser uno más del ganado.

No sabes si crecerás, la cuestión es evolucionar, tener el pensamiento elevado, criarás un infante? Eso depende de ti :)

Have a nice day!

8:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home