Mi vida... tal cual

martes, febrero 15, 2011

Right here, right now.

(Fatboy Slim)

En ocasiones, vuelves atrás: tanto en sentimiento, como en mentalidad. Vuelves a hablar con viejos amigos, a revivir viejos momentos. Situaciones en las que verdaderamente, tu mente tiene que volver en la máquina del tiempo para recordar cómo era todo aquello.

Algunas veces la gente marcha para no volver. Se van temporalmente, sin saber que ya se han ido para siempre de tu vida. Que probablemente tú vengas, ellos vayan y lamentablemente, las aventuras y peripecias conjuntas hayan terminado.

De cualquier forma, siempre te quedarán las buenas memorias de los momentos juntos. Como comprobé recientemente, siempre y cuando sea bilateral, sólo se necesita un poco de perseverancia y constancia, para hacerlo real.
Desconozco el secreto, desconozco la clave que ha hecho llegarme a parar a todo esto. Tan sólo puedo mirar atrás y decirme: ¿Quién lo hubiera dicho? -mientras mantengo una sonrisa inconsciente en mi cara. Una lágrima se desliza por mi mejilla, no de tristeza, sino de felicidad: He abierto una puerta que he mantenido cerrada muchos años... pero, acaso, sin querer, en el proceso de ello, ¿he dejado demasiadas entreabiertas, libres para que el aire las atraviese?

Abre la puerta, cierra la ventana.

1 Comments:

Anonymous your reader said...

Pero tampoco cierres todas la ventanas que sino te afixiarás.

Es genial volver a tiempos de atrás que fueron agradables, siempre y cuando, como tu dices sean bilaterales, aún así, no hay que marchar atrás para no volver, has cambiado, han cambiado, aunque lo intentes ya no volverá a ser igual.
Disfruta del instante en que has recordado esos momentos y los has revivido, pero vuelve al presente y piensa en el futuro :)

8:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home