Mi vida... tal cual

lunes, marzo 28, 2011

Distortions

(Clinic)

Inexorablemente, a veces, redescubres algo tan obvio que te cuesta creerlo. Cosas como, por ejemplo, comprobar que no hay ninguna fórmula para la felicidad. Que no porque en alguna ocasión previa disfrutases con algo en específico, se tenga que volver a repetir simulando las circunstancias. Ni siquiera la gente que tanto apreciaste en su momento, puede mantenerse inexpugnable frente a la constante penetración y oxidación del tiempo.

Shit happens sometimes.

Mas, de cualquier forma, alegra experimentar empíricamente como la vida cambia continuamente. Como no podemos mantenernos inmóviles y cómodos ante las olas que vienen una tras otra: sólo tienes que despistarte un sólo momento para que te trague el mar. Y después de perder la orientación y pasar miedo por unos segundos, sales a la superficie. Lo que momentos antes dabas por sentado, se ha convertido en una nueva forma de empezar, de dejar de ver dónde te lleva la corriente.
No obstante, en ese momento sólo te quedan dos caminos por tomar:
O te adentras en lo desconocido de las profundidades, o te refugias en lo cómodo y familiar de la orilla. Hoy yo, te elijo, oscuridad. Bienvenida.

2 Comments:

Blogger Inner Sanctum said...

Estoy de acuerdo contigo.

5:02 p. m.  
Anonymous Ettariel said...

I've also chose the darkness.

1:13 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home